¿Cuánto contamina el coche eléctrico?

El coche eléctrico nunca será 100% limpio pero contamina menos o puede que más…

¿Cuánto contamina el coche eléctrico? Según la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha recopilado los principales estudios científicos existentes sobre el ciclo de vida de los vehículos eléctricos y ha publicado sus conclusiones en un reciente estudio.

El coche eléctrico contamina, nunca será 100% limpio, pero siempre es una mejor opción para el medio ambiente si los comparamos con los de gasolina o diésel. La AEMA señala tres recomendaciones para optimizar su rendimiento medioambiental

LA REUTILIZACIÓN Y RECICLAJE DE SUS COMPONENTES

Los coches eléctricos podrían ser más sostenibles desde la perspectiva de la reutilización y el reciclaje de sus componentes. Al final de su vida útil hay que procesar los metales y plásticos que contienen, lo que comporta un gran consumo de energía, del mismo modo que en su fabricación.

En este sentido lo deseable sería poder recuperar el máximo de componentes de los vehículos ya existentes y reutilizarlas.

En concreto el gran problema son las baterías, se necesitan elementos tóxicos como el cobalto, níquel y litio que no son fáciles de extraer de una manera limpia. Además no se conoce aún un modo respetuoso con el medio ambiente para reciclarlas

LA DURACIÓN DEL VEHÍCULO ELÉCTRICO

A partir de lo anterior el segundo punto es la duración del vehículo. Hay que lograr que los vehículos duren el máximo de tiempo posible. Porque en su fabricación se usa más energía que para un vehículo convencional, y si duran menos y acabamos desguazándolos ya no tienen un rendimiento medioambiental superior.

Las baterías son nuevamente la gran preocupación y se necesita que duren el máximo de tiempo posible

LA OBTENCIÓN DE LA ENERGÍA PARA FABRICARLOS Y MOVERLOS

La pregunta más importante para comprender cuánto contaminan los coches eléctricos es: ¿De dónde procede la energía que se utiliza para su fabricación y funcionamiento ? Lo ideal es que provenga de fuentes renovables porque es cierto que son más limpios en cuanto a las emisiones pero no es así en su fabricación, la producción de energía eléctrica o la fabricación de las baterías de litio.

En la actualidad la mayor parte de la energía eléctrica se produce a partir de combustibles fósiles: petroleo, carbón y gas natural. Se espera que poco a poco las renovables los vayan sustituyendo pero a día de hoy la energía eléctrica que mueve los coches no es limpia aunque del motor coche no salgan emisiones.

Conflictos-de-la-movilidad-Urbana

Por último hay que tener en cuenta que los coches eléctricos son más pesados que los convencionales y eso implica una mayor emisión de emisiones finas que no tienen nada que ver con las emisiones del motor. Los estudios avalan que gran parte de la contaminación de un vehículo provienen del desgate de la superficie de las ruedas, los sistemas de frenado y de la carretera.

Infografía Madrid Central

Por si eres de los que aún no tienen claro cómo te va a afectar la nueva normativa de acceso de vehículos al Centro de Madrid esta fotografía de Parkingya! te lo dejará más claro

 

¿Serán las Farolas el Futuro de las Recargas de Vehículos Eléctricos?

Todo aquél que esté pensando en comprar un coche eléctrico suele tener como principal duda el miedo a no poder recargar su vehículo. La mayoría de países aún no cuentan con una infraestructura suficiente de puntos de conexión públicos. Y eso es algo que angustia mucho a un conductor,  el miedo a quedarse tirado. El tener que planificar al detalle un viaje para mantener sus baterías cargadas en todo momento.

Algunas empresas están empezando a imaginar soluciones de futuro, algunas en fase experimental y otras, como las farolas-cargadores, ya se están probando en ciudades como Londres.

Recarga en las farolas: Ubitricity

Este proyecto empresarial surgió partiendo de una idea revolucionaria: usar las farolas como cargadores de tu vehículo eléctrico. Al cliente se le ofrece un cargador específico que puede enchufarse, directamente y sin riesgos, a las farolas habilitadas a tal efecto.

 

¿Cómo se consigue cargar un vehículo sin que la farola se apague?

La empresa encargada del mantenimiento de las farolas debe cambiar la bombilla tradicional por una de LED. Cada farola va a la red general de electricidad, al usar bombillas de menor consumo, hay un sobrante de energía que es, precisamente, el que usarás tú para cargar tu coche.

¿Cómo se identifican las farolas que ofrecen este servicio?

Se señalizan correctamente y se incluye una plaza de aparcamiento al lado específica para coches eléctricos. En el caso de Londres, ciudad pionera en este aspecto, ya hay más de 300 farolas adaptadas desde que en 2016 apostaron por este proyecto y el objetivo es llegar a contar con 1150 farolas a finales de 2020.

El precio de la modificación de cada farola ronda los 1.000 euros por lo que, teniendo en cuenta las subvenciones, cualquier ayuntamiento puede afrontar este gasto con comodidad.

¿En qué consiste el producto que vende Urbicitry?

Es un cargador de gran tamaño con un par de cables. El primero se enchufa en la farola y el segundo en tu coche. El aparato lleva un cargador que controla la cantidad de electricidad que has utilizado.

Mediante una aplicación en tu teléfono móvil, o en la web de la compañía, podrás comprobar tu factura al final de cada mes.

¿Es seguro cargar el coche de esta forma?

En los primeros ensayos realizados la toma a la farola era un tanto rudimentaria, pero la compañía ya está trabajando para conseguir aumentar las medidas de seguridad con facilidad. Se ha diseñado un dispositivo con tapa y cierre específico que evitará posibles robos o circunstancias similares.

¿Es esta la solución más práctica para cargar un coche eléctrico?

Parece evidente que estamos ante una nueva vía que hay que explotar de forma correcta. Sin embargo, puede haber varios inconvenientes

En primer lugar  los ayuntamientos tienen que apostar  por este tipo de recarga, y reservar plazas para aparcar cerca de las farolas.  Por lo menos hacerlo de forma proporcional a la cantidad de  vehículos eléctricos que haya en la ciudad.

Por otro lado,  llegar a un barrio, alterar las farolas y reservar plazas cuando los residentes pagan por aparcar un impuesto especial podría ser, cuando menos, polémico.

Lo que sí parece ser una realidad es que el coche eléctrico se ha convertido ya en algo tangible que, poco a poco, va encontrando su espacio en las ciudades. Esta novedad no deja de ser una apuesta por mejorar el futuro del planeta, por evitar el derroche de electricidad y por convertir las ciudades en unos espacios mucho más saludables en los que una farola sirva para mucho más que para alumbrar una calle.

 

Nuevas aplicaciones: Parc

park en barcelona la parkevolution

El futuro del parking

 

Aparcar sigue siendo un problema en las grandes ciudades

Está claro que aparcar sigue siendo un problema en las grandes ciudades de España. En Barcelona, por ejemplo, el tráfico de agitación – aquellos coches que circulan en busca de aparcamiento – agrupa casi el 19% de los vehículos. Eso son casi dos coches de cada diez. El parking es pues, una pieza fundamental en la movilidad urbana y el futuro del transporte.

 

La primera parkvolución

Son muchas las empresas que han desarrollado apps móviles para dar solución al problema del aparcamiento. Las primeras que surgieron, permitían ofrecer plazas de aparcamiento público en una app móvil, y resultaron muy rentables.

 Al conductor, le permitían ahorrarse las vueltas y, a los parkings públicos les ofrecían visibilidad online. Un claro caso de win-win.

 

Pero el problema persiste

Aún estando las apps stores repletas de apps de este tipo, el problema del parking sigue persistiendo. El mercado pues, está claramente atomizado y ninguna de ellas ha conseguido desmarcarse del resto y acaparar un porcentaje de la cuota de mercado para que sea considerada la app para aparcar.

 

La segunda parkvolución (ahora)

Seguramente porque la gente ya está más acostumbrada a compartir activos mediante plataformas tecnológicas, un marketplace de plazas de parking particulares por horas parece la solución definitiva para el sector.

En la mayoría de ciudades la mayoría de plazas de aparcamiento son privadas y, cuando están vacías, no existen herramientas que permitan comercializar las plazas por horas: cuando vas a la oficina, cuando te vas de vacaciones, cuando vas a cenar…

 

PARC, en Barcelona, un paso más allá en la parkvolucion

Un ejemplo de estas aplicaciones es la que ha desarrollado la joven compañía PARC, se trata de una Plataforma tecnológica que permite que puedas compartir tu plaza de parking utilizando únicamente tu smartphone. Gracias a su tecnología de garaje domótico, lo único que debe hacer un propietario de una plaza de parking es indicar cuando está vacía. La app se encarga del resto.

La Plataforma se encarga de conectarla con un conductor aquellas horas en las que el propietario no la necesita. La propuesta de valor es clara: gana dinero siempre que tu plaza esté vacía. Obviamente esto funciona mejor con las plazas céntricas y menos en el extrarradio.

Pero más allá de las propuestas de valor, similar a otras apps del sector – ganar dinero con tu plaza cuando no la usas- lo que siempre busco es la propuesta de diferenciación: En su caso van a enfocarse en las comunidades de vecinos invirtiendo en medidas de seguridad en el garaje comunitario. Por otro lado su precio es el más competitivo aseguran con 0,99 € / hora, y de esa cantidad el 5% se lo ofrecerán al fondo de reserva de la comunidad. Es una nueva estrategia no vista hasta ahora. Ganarse primero a la comunidad y que ésta te provea de propietarios y de plazas. Si les funciona pueden hacerse un hueco muy importante en el mercado ya que estarían salvando el gran problema de este tipo de aplicaciones: primero captan al propietario para que introduzca la plaza en el sistema y luego tienen que pelearse con la comunidad para poder operar en el garaje.

Por qué los coches sin conductor no acaban de “arrancar”

¿El sueño de los coches sin conductor se desvanece?  Es cierto que la tecnología permite la autoconducción , y que bien empleada haría más seguros los desplazamientos. Pero la industria del automóvil reconoce que aún estamos lejos de conseguirlo. Aún no tiene la capacidad de crear un robot o una computadora capaz de superar, ni tan solo igualar, al conductor humano en todas las situaciones. La Inteligencia Artificial (IA) no puede copiar el cerebro humano

El hombre boicotea con sus conductas el aprendizaje de la Inteligencia Artificial

Incluso el día que la tecnología consiga igualar a las personas conduciendo un coche todavía seguirá muy lejos de poder aplicarlo. La seguridad debe ser lo primero y la Inteligencia Artificial puede aprender y desarrollarse pero el ser humano siempre estará ahí para boicotearla. Ya sea un cruzando una calle con el semáforo en rojo, usando bicicletas y patinetes eléctricos sin respetar su carril, dando un volantazo por un despiste mientras usamos el teléfono móvil, acelerando ante un semáforo en ámbar, … son infinitas las posibilidades que la inteligencia artificial debe aprender para poder igualar la capacidad de respuesta de un cerebro humano.

Los problemas éticos también impiden el desarrollo de esta industria.

Una computadora y una persona no responden de la misma manera a los retos que supone conducir un coche cuando se trata de decisiones clave…. Por ejemplo ante un riesgo de accidente el coche sin conductor evita atropellar a un peatón aunque esto suponga colisionar o salirse de la carretera. El coche sin conductor se sacrifica por el peatón…. Pero que ocurre con los pasajeros que van dentro del vehículo? Están dispuestos a sacrificar su vida y la de su familia para evitar atropellar a otra persona? Y que hay de los puestos de trabajo que destruirían los vehículos sin conductor humano?

Problemas legales y de ciberseguridad

Luego tenemos los problemas legales, cada país tiene sus propias normativas que regulan el uso de coches sin conductor. Esto es algo insalvable y la industria del vehículo sin conductor tendrá que adaptarse a cada país o ser los países los que hagan una normativa homogénea.

Por otro lado el propio FBI avisa de la peligrosidad que supone un coche autónomo si es pirateado por un ciberdelicuente y decide usarlo para atropellos masivos. Estaríamos hablando de una gran vulnerabilidad que tendrán que

solucionar los constructores de coches sin conductor si no quieren que sus vehículos se conviertan en armas en manos de terroristas.

Dificultades técnicas

Los vehículos autónomos tienen grandes limitaciones técnicas que aún han de superar. En la actualidad se basan en un sistema de sensores, llamados LIDAR, que no acaban de responder bien bajo ciertas condiciones climáticas como la lluvia o la nieve. La computadora que conduce el coche tiene implementados mapas que le ayudan a situarse de modo que lo que detectan sus sensores se corresponda con lo que deberían detectar… pero que ocurre en caso de obras en una carretera, desvíos de tráfico, baches que  no evitará porque no salen en el mapa….

Tenemos también la incógnita de si la red 5G con gran amplitud de banda y capacidad de conectar múltiples dispositivos será capaz de facilitar la comunicación de estos vehículos. Por ejemplo eso evitaría una colisión en caso de un frenazo brusco del coche que va delante. O al llegar a un cruce ser capaz de detectar que viene un coche por la otra calle y si su semáforo está verde o rojo.

La realidad del vehículo sin conductor en la actualidad

La tecnología tiene el potencial pero aún queda mucho trabajo y tiempo por delante. La realidad hoy por hoy es que el vehículo sin conductor solo puede aplicarse a casos muy restringidos a menos que solo se desplacen bajo determinadas circunstancias de gran seguridad o por sus propios carriles o carreteras exclusivos para ellos.

Pronto los teléfonos aparcarán tu coche sin necesidad de conductor

parking-automatizado-desde-tu-smartphone

Si por algo se ha caracterizado siempre el sector de la automoción es por la innovación y el progreso constante. En 2017, la compañía alemana más prestigiosa, Mercedes, dio un nuevo paso al hacer público que se encontraba desarrollando un proyecto de parking automatizado.

parking-automatizado-desde-tu-smartphone

El aparcamiento automático pronto será realidad

El proyecto, que se está desarrollando en el museo de la propia compañía situado en Stuttgart (Alemania), realizó sus primeras pruebas, con gran éxito, a mediados de 2017, y a lo largo de este 2018 este sistema se abrirá al público en general para que pueda probarlo y dar sus impresiones. Por lo tanto, aunque desde la compañía no se atreven a dar una fecha exacta, el aparcamiento automático podría ser una realidad dentro de muy poco tiempo.

El control del vehículo por smartphone, la clave del sistema

Este sistema funcionará a través de una aplicación del teléfono móvil. Mediante esta aplicación, será posible tomar el control del vehículo por el smartphone, de manera que el cliente al entrar al parking puede seleccionar un coche automáticamente. Al hacerlo, el sistema de inteligencia reconocerá la acción y arrancará el vehículo, que empezará a moverse por el parking hasta llegar a donde se encuentre su conductor.

Al leer esto es muy posible que te preguntes cómo harán para que el coche no se choque con otros vehículos que también se encuentren en movimiento. La respuesta a esta pregunta es muy sencilla, y es que, gracias a un acuerdo con Bosch, otra de las grandes compañías alemanas a nivel mundial, el parking estará repleto de sensores de movimiento que permitirán coordinar todo el proceso de entrada y salida de vehículos con total comodidad y seguridad.

Posteriormente, para volver a dejar el coche en su lugar, el cliente únicamente tendrá que indicarlo mediante su smartphone y el vehículo realizará el trayecto de vuelta hasta volver al lugar que le corresponde, a la espera de que nuevamente el cliente requiera de sus servicios.

¿Por qué el parking automatizado es beneficioso?

Las ventajas que aportaría conseguir un aparcamiento totalmente automático en parkings son innumerables, tal y como podrás comprobar a continuación.

Desde el punto de vista del conductor, la fase de aparcamiento es una de las más complejas en lo que a técnica se refiere, además de tener que invertir mucho tiempo en ella, sobre todo si el espacio disponible es reducido. Con este sistema, el conductor solamente tendrá que bajarse del coche en la zona habilitada para ello y posteriormente ordenar al vehículo que se aparque, lo que supone un importante ahorro de esfuerzo y, sobre todo, de tiempo.

Pero no es la única ventaja del sistema, y es que los propios parkings también se verán beneficiados de hacer uso de este nuevo sistema de origen alemán. Según un estudio llevado a cabo por Mercedes, este sistema permitirá una mayor eficiencia en la distribución del espacio, de manera que el número de plazas disponibles pueda aumentar hasta un 20 %, dependiendo de las características concretas de cada parking.

¿Quién podrá beneficiarse de este sistema?

Hasta el momento el sistema solamente se encuentra, en fase de pruebas, en el museo que posee la propia compañía en su ciudad de origen. Según el proyecto presentado en agosto de 2017, el objetivo es que los visitantes del museo puedan probar esta función a lo largo de 2018 y aportar sus opiniones, de manera que la compañía pueda realizar mejoras que perfeccionen el sistema antes de su distribución, algo que podría ocurrir a partir de 2020, dependiendo del desarrollo del proyecto.

En un principio, la idea de las empresas precursoras de este proyecto (Mercedes para los vehículos y Bosch en la realización de los sensores) es que este proyecto se extienda por todo el mundo a medio plazo, de manera que todos los aparcamientos comerciales cuenten con este sistema.

No obstante, las personas que quieran comprar su propia plaza de garaje también podrían verse beneficiadas de esta nueva funcionalidad propuesta por Mercedes, y es que el objetivo a largo plazo es que el sistema no se limite a los grandes aparcamientos, sino que también pueda adaptarse a las plazas de garaje particulares.

Una idea que sigue el camino de la conducción automática

Este proyecto de parking automatizado sigue la línea iniciada hace varios años por algunas de las grandes empresas automovilísticas de obtener un coche que funcione de manera totalmente autónoma, sin depender de las capacidades de un conductor. Aunque aún quedan varios años para que este gran proyecto se haga realidad, el perfeccionamiento del sistema de aparcamiento automático, pues actualmente ya existen varios coches que incluyen un sistema de aparcamiento semiautomático, es un gran paso para que dentro de unos años, por fin, se haga realidad el anhelo de tantos y tantos ingenieros que se han dedicado a este proyecto.

 

Motos y car sharing en Madrid

car-sharing-en-Madrid

car-sharing-en-Madrid

Car sharing Madrid es una realidad. La capital de España cuenta con un amplio servicio de movilidad compartida gracias a los esfuerzos que realizan tanto la Comunidad como el Ayuntamiento de Madrid por ser una ciudad eco friendly.

Por ello, imponen fuertes y restrictivas medidas al uso de vehículos. Este es el motivo principal por el que los servicios de transporte eléctrico compartido y las empresas de coches y motos sharing de Madrid están en un constante crecimiento.

El amplio servicio y la cantidad de ventajas que se ofrecen es posible gracias a empresas como Zity, Evmov, Car2Go, eCooltra, Bluemove, Avancar o Muving, que te permiten desplazarte por toda la ciudad sin emisiones y de una forma ágil.

Estas empresas son las responsables del impulso de matriculación de coches eléctricos en España y su presencia en las ciudades aumenta de forma considerable. Esto es debido a que sus flotas se incrementan y a la aparición de otros nuevos operadores.

El bajo coste y la facilidad para acceder a este tipo de vehículos, sumado a la gran cantidad de opciones disponibles y a la posibilidad de realizar una reserva con anticipación para un vehículo próximo a tu ubicación, son algunos de los beneficios del car sharing que reciben todos los usuarios que deciden recurrir a este servicio.

¿Cuáles son las principales empresas de movilidad de Madrid y sus características?

Car2Go

El grupo Daimler fue uno de los pioneros en cuanto a este concepto de movilidad en la ciudad de Madrid. Aterrizaron a comienzos de noviembre de 2015 con 350 Smart fortwo electric drive. Tan solo unos meses después, la compañía puso a disposición de los usuarios otros 150 más, es decir, a día de hoy, cuentan con 500 vehículos.

Su precio de servicio va tarificado por minutos de uso y asciende a 0,21 euros. Car2Go cuenta con 180 000 usuarios registrados y en su sitio web se ofrecen 15 euros de uso de forma gratuita, abonando 9 euros como concepto de cuota de inscripción. Es decir, esta empresa te ofrece una oferta neta y gratuita de uso de 6 euros, lo que equivaldría a unos 28 minutos de utilidad.

Emov

Lleva desde diciembre de 2016 instalada en Madrid. Su vehículo es el Citröen C-Zero de cinco puertas y cuatro plazas. Esta empresa nace como una alianza entre el grupo francés PSA (Peugeot, Citröen y Opel) y la compañía española Eysa.

A día de hoy disfruta de 600 vehículos y más de 110 000 usuarios. Esta empresa apuesta firmemente por el concepto de movilidad compartida y eso se nota en cómo ha ampliado su presencia. En su área de cobertura ya aparece incluido el distrito de Hortaleza.

Pese a que en sus inicios su precio por minuto era de 0,19 euros, ahora mismo está situado en 0,24.

Emov ofrece a sus nuevos usuarios 20 minutos de forma gratuita al utilizar un código promocional diferente para cada mes. Por tanto, si quieres disfrutar de esos 20 minutos debes entrar en su sitio web para conocer el código.

Zity

​Esta empresa está disponible desde finales de 2017 en Madrid. La iniciativa responde al acuerdo entre el grupo español de construcción y concesiones, Ferrovial Servicios, que tiene el 80 % de la explotación y el fabricante de automóviles Renault que cuenta con un 20 %.

El precio de su servicio es de 0,21 euros, al igual que Car2Go. Comenzó con una flota de 380 vehículos y esperan tener en los próximos días 500. El vehículo escogido para esta ocasión es el Renault Zoe Z.E. 40. Es un vehículo que alcanza hasta los 280 kilómetros de autonomía real, aunque su servicio cubre 75 kilómetros cuadrados, incluyendo 60 en la almendra central y 15 kilómetros en los barrios de la periferia. El coche dispone de 5 plazas.

Esta plataforma te da la posibilidad de alquilar el vehículo durante 24 horas por 55 euros.

Motos sharing Madrid otra opción de movilidad compartida

eCooltra

​Las motos también se suman al sharing en Madrid. La empresa catalana de motos sharing eCooltra aterrizó en Madrid en 2016 con una flota de 280 vehículos eléctricos.

Puedes conducir estos scooters eléctricos con el permiso de ciclomotor AM o con el carné de coche B, tienen una autonomía de 45 kilómetros y su velocidad está limitada a 45 km/h.

Su tarifa es de 0,24 euros por minuto, las motos están disponibles durante las 24 horas del día y disponen de casco para pasajero y piloto.

Esta empresa opera también en ciudades como Roma, Lisboa o Barcelona y tiene más de 100 000 usuarios en España. También ofrecen un bono de 20 minutos gratuitos para nuevos usuarios mediante el código promocional “WEB20”

Muving

​Inició sus servicios en Madrid en 2017 con 135 motos eléctricas que, a finales de año, llegaban a las 500 unidades. Las motos tienen una autonomía de 60 kilómetros con una cilindrada de 125 c.c., por lo que se necesita el carné A1 o el carné de tipo B con más de 2 años de antigüedad para poderlas conducir.

Esta empresa cubre los barrios de Hortaleza, Peñagrande, Canillejas, San Blas, Usera, el barrio de la Concepción, Mirasierra y Pinar del Rey.

Se oferta el servicio para dos pasajeros y está disponible las 24 horas diarias a un precio de 0,21 euros. Actualmente cuenta con más de 40 000 clientes.

Este servicio ofrece 30 minutos gratuitos al darse de alta como nuevo usuario con el código promocional “ALTAMUVING30”.

Ioscoot

​Tiene una oferta con una flota de 200 motocicletas eléctricas como servicio de motos sharing Madrid. Su tarifa de precios oscila, en función del horario en el que utilices el servicio, entre 0,18 y 0,24 euros por minuto.

Yugo

Es el servicio más reciente en Madrid, desembarcó en febrero de 2018 con una flota de 150 ciclomotores que alcanzarán una velocidad máxima de 50 km/h. Su servicio será de 0,19 euros por minuto y contará con diversos paquetes con los que te podrás beneficiar de descuentos en el servicio: 85 euros para 500 minutos, 36 euros en 200 minutos y 19 euros para 100 minutos.

Gracias a estas acciones de las empresas car sharing Madrid, la capital está a la cabeza en Europa para el uso de transportes eléctricos compartidos, superando a ciudades como Roma o París.

 

Tarifa de la luz: ¿pagaré más si compro un coche eléctrico?

tarifa-de-la-luz-coche-electrico

 

tarifa-de-la-luz-coche-electrico

De una forma discreta, los coches eléctricos han ido tomando nuestras carreteras. Actualmente, ya hay un porcentaje importante del parque automovilístico español conformado por estos vehículos movidos por electricidad o, al menos, híbridos, es decir, que funcionan tanto mediante esta como a través de combustibles fósiles. No en balde, si bien los coches eléctricos todavía son más caros que los tradicionales, ya cuentan con importantes subvenciones.

Y, además, al usar uno de aquellos, tienes la gratificación de estar cuidando el medio ambiente. Pero si estás pensando en adquirir un vehículo impulsado por electricidad, quizá te preguntes cuánto se incrementará tu tarifa de la luz en caso de comprarlo.

También es probable que dudes a causa de que todavía existen pocos puntos de recarga eléctrica en nuestras ciudades y carreteras. Este es un problema que está siendo subsanado poco a poco, pero requiere su tiempo. No obstante, en cualquier caso, si vives en una casa con garaje o tienes aparcamiento de tu propiedad, puedes instalar tu propio punto de recarga en él.

Vamos a analizar cuánto aumentaría, en términos aproximados, tu factura de la luz tanto en caso de adquirir un automóvil eléctrico como en el de instalar un punto de recarga.

Aumento del gasto en electricidad al comprar un coche eléctrico

En primer lugar, debes saber que, como decíamos, los coches eléctricos cuentan con una serie de ventajas. Así, la cuota del Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (la famosa “viñeta”) a pagar por ellos está subvencionada al 75 %. Igualmente, no pagarás el aparcamiento en la calle (el de tipo libre está destinado a desaparecer). Y, sobre todo, te librarás de pagar los caros combustibles de gasolina o diésel. Pero, a cambio, subirá tu factura de luz.

El núcleo de la cuestión es saber si todos esos ahorros compensarán tu gasto en electricidad. Aunque tienes que echar tus propias cuentas, en líneas generales te diremos que compensa bastante.

Pongamos un ejemplo concreto para aclararlo. Pensemos en un automóvil como el Nissan Leaf, que es el eléctrico más vendido en el mundo. Y supongamos que ruedas unos 40 kilómetros diarios preferentemente por ciudad para ir a tu trabajo. La autonomía de un coche de este tipo es de unos doscientos kilómetros. Por ello, estimando una utilización del mismo de 22 días laborables en el mes, necesitarías aproximadamente cuatro cargas de electricidad completas en ese periodo (40 kilómetros por 22 días dividido entre 200 kilómetros de autonomía).

En tal caso y teniendo en cuenta el precio de la electricidad, cada una de las cargas te saldría, como término medio, por unos 5,4 euros. Multiplicando estos por cuatro, tendrías un coste total de unos 20,6 euros mensuales. No obstante, quizá ruedes más. Pongamos que haces unos cien kilómetros al día durante todos los días del mes. El precio de la electricidad para recargar tu vehículo se pondría, siguiendo los números del ejemplo anterior, en 80 euros mensuales.

Sin embargo, estas cifras requieren una aclaración. Y es que pueden incrementarse o disminuir en función del tipo de tarifa de luz que tengas en tu domicilio. Como sabes, el suministro de electricidad tiene horas punta, valle y supervalle.

Esta última transcurre entre la una y las siete de la mañana, es decir, un periodo perfecto para recargar tu vehículo. Y, en este caso, la carga que antes te saldría por 5,4 euros, te costaría solamente 2,32 euros. Dicho de otra forma, y siguiendo el mismo ejemplo de rodar 100 kilómetros al día, serían solo 34,80 euros al mes.

Por su parte, en la fase valle, que abarca entre las 23 horas de la noche y la una de la madrugada, el coste sería de 2,9 euros. Es decir, 43,5 euros al mes. En resumen, hay una diferencia de 36,5 euros en función de la hora en que cargues tu vehículo.

Sin duda, es muy interesante. Pero hay un añadido a estos precios: si pretendes recargar tu coche en tu domicilio, seguramente tendrás que aumentar la potencia de luz que tienes contratada para este.

En el caso de un modelo como el citado Nissan Leaf, la potencia mínima exigida para realizar una carga normal es de 6,9 kW. Si tenemos en cuenta que la media en un hogar español es de solo 4,6, tendrías que gestionar un aumento y el coste de este se estima en unos ciento quince euros. Además, deberías instalar un punto de recarga en tu casa, lo que también conlleva gastos.

¿Cuánto cuesta instalar un punto de carga eléctrica en el garaje?

Para hacer una recarga ocasional, sirve cualquier enchufe que tenga toma de tierra. Sin embargo, como lo que pretendes es poder repostar en tu domicilio siempre, es imprescindible que instales una base mural (un wallbox) que cuenta con un conector preparado para cargar vehículos eléctricos.

Las hay de muchos precios, aunque te bastaría con una básica que tiene un coste de entre 500 y 800 euros. En suma, a la hora de ver el coste de la electricidad si compras un coche de este tipo, debes sumar todas estas cantidades.

No obstante, todo cambia si acabas de comprar una vivienda de nueva construcción y adquieres en ella plaza de aparcamiento. El Real Decreto 1053/2014 obligó a que estas tengan en sus garajes comunitarios una preinstalación para recargar automóviles eléctricos. En este caso, tan solo tendrías que derivar esta a tu plaza.

Igualmente, en los parkings de uso público, de empresas o de flotas, según la misma norma tiene que haber un punto de recarga cada 40 plazas.

A modo de resumen te diremos que, en efecto, si compras un vehículo eléctrico te subirá la tarifa de la luz de tu domicilio. Además, deberás hacer frente a los gastos derivados de instalar un punto de recarga en el garaje del mismo y a los generados por el incremento de potencia eléctrica. Sin embargo, piensa que tendrás muchos de esos costes solo una vez. Y que te ahorrarás para siempre el gasto en gasóleo o gasolina, que tienen unos precios abusivos. Además, y muy importante, estarás contribuyendo al cuidado del medio ambiente.

 

La smart city, la nueva ciudad del siglo XXI

Las nuevas tecnologías cada vez están más presentes en nuestra vida cotidiana, y poco a poco cada vez son más los ayuntamientos que se animan a aplicar estas tecnologías a las propias ciudades, dando lugar a las conocidas como smart city o ciudades inteligentes en español.

Ejemplos de smart cities

Una ciudad inteligente es aquella que hace uso de la tecnología para mejorar y ofrecer mejores servicios a los ciudadanos. Los conceptos relacionados con las smart cities abarcan ámbitos muy diversos. Uno en los que se está profundizando más es en la mejora de la accesibilidad para las personas con discapacidades. Por ejemplo, las personas ciegas cuentan con aplicaciones que les indican de manera auditiva el lugar exacto en el que se encuentran, así como información de utilidad sobre el entorno que les rodea (comercios cercanos y sus respectivos horarios o datos históricos en caso de encontrarse en un lugar cultural).

Aplicaciones en los aparcamientos y la movilidad urbana

Pero las ciudades inteligentes no están diseñadas pensando únicamente en los peatones, sino que también tienen la misión de facilitar la movilidad urbana mediante vehículos. Así pues, es posible conectar tecnológicamente la red de parkings locales para indicar al conductor mediante su smartphone aquellos aparcamientos cercanos con disponibilidad de plaza. Estos lugares para guardar el coche pueden incluir también facilidades para el conductor.

También es posible utilizar la tecnología para hacer más eficiente la red de carreteras, mediante una mejor conexión de los semáforos y la posibilidad de predecir el tráfico con antelación y actuar en consecuencia para evitar posibles retenciones por exceso de vehículos. Las aplicaciones de las nuevas tecnologías en este sentido son inmensas, aunque todavía quedan muchas aplicaciones por explorar y que se irán presentando en los próximos años, a medida que el concepto de ciudad inteligente se vaya globalizando y popularizando.

Las ciudades inteligentes ya son una realidad

Al hablar de ciudades inteligentes podemos pensar que se trata de un concepto abstracto y que hasta el momento no es más que una idea plasmada sobre el papel. Sin embargo, las ciudades inteligentes ya son una realidad, y en ciudades de todo el mundo podemos encontrar funcionalidades que siguen la línea de mejoras tecnológicas para modernizar la ciudad. Lógicamente, el concepto de smart city engloba más que contar con una tecnología en un lugar concreto, pero sin lugar a dudas estos primeros pasos están siendo todo un éxito.

Algunas de las principales ciudades del planeta como París, Londres, Nueva York, Washington o Berlín ya han presentado sus proyectos para crear una smart city. Por fortuna, en nuestro país también es posible encontrar municipios que se han animado a apostar por este nuevo modelo de entender la ciudad, y que aúna la historia propia de cada lugar con nuevas tecnologías que lo modernicen. A día de hoy la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) está integrada por más de 80 localidades de todo el país, y el objetivo es que esta cifra aumente en los próximos meses y que supere el centenar de inscritos, así como una mayor dispersión por todo el territorio.

El park and ride llega a Barcelona

Ya sabemos que la saturación del tráfico en las ciudades tiene un sinfín de efectos negativos para la salud de las personas que se ven expuestas a grandes niveles de contaminación. Pero a veces no tenemos otra opción que el transporte privado para llegar al centro de la ciudad. Si es tu caso, presta atención porque algunas localidades de Barcelona han empezado a utilizar el sistema park and ride, con el que los usuarios del transporte público tienen aparcamiento gratuito.

El park and ride como fórmula de aparcamiento gratuito

Park and ride es la forma en la que se conocen en muchas ciudades europeas los aparcamientos de intercambio. Se trata de un sistema que, para impulsar el uso del transporte público entre los ciudadanos, reserva una serie de plazas para que aparquen gratis los usuarios de tren, metro o autobús público, siempre que sean capaces de demostrar que han utilizado el transporte público. De esta forma, se crean una serie de bolsas de aparcamiento reservadas en exclusiva para estos ciudadanos.

Con la creación de estas bolsas se permite que los ciudadanos que vivan en zonas poco o mal comunicadas por el transporte público puedan acceder a la red de metro, autobús y cercanías de Barcelona desplazándose en su propio coche a la estación y dejando allí su vehículo. De esta forma no tienen que llegar en coche hasta el centro de la ciudad y se ahorran tener que buscar aparcamiento en Barcelona.

Cómo funciona este sistema de aparcamiento en Barcelona

La clave del sistema park and ride es una app que los usuarios se pueden bajar a su teléfono móvil. Una vez descargada la aplicación y completado el registro, el conductor puede ir en su coche particular hasta estos intercambiadores y aparcar en una de las plazas reservadas a los usuarios del sistema park and ride. En las estaciones se han instalado una serie de máquinas validadoras en las que puede acreditarse que ha utilizado el tren, ahorrándose el pago del estacionamiento. Finalmente, se indica en la app que el viaje se ha acabado y la plaza queda libre.

Tras unas semanas en fase de pruebas, el sistema está ya disponible y ofrece el servicios de lunes a viernes, desde las 5 de la mañana hasta las 11 de la noche, coincidiendo con las horas en las que los usuarios tienen tren. Para evitar la picaresca, los conductores que no sean usuarios de este sistema tienen prohibido el estacionamiento en las plazas reservadas al sistema park and ride. Si aparcas en ellas pero luego no utilizas el transporte públicos pueden multarte.

Los responsables de este proyecto han localizado unas 6000 plazas de aparcamiento próximas a estaciones y el objetivo es utilizar 1500 de ellas para el park and ride. Sant Joan Despí (41 plazas) y Castelldefels (unas 100) son los dos municipios donde se ha estrenado este proyecto, que poco a poco se irá ampliando. También puedes encontrar zonas park and ride junto a la Ciudad de la Justicia de l’Hospitalet, en los barrios al este del Besòs -entre el Fòrum y Sant Andreu, junto a La Sagrera- o en Sarrià, cerca del monasterio de Pedralbes.