Obligaciones del propietario de una plaza de garaje con respecto a la comunidad de vecinos

Obligaciones del propietario de garaje con respecto a la comunidad de vecinos

Ya sabemos que invertir en garaje tiene muchas ventajas. Pero no debemos olvidar que nuestra inversión suele encontrarse en garajes comunitarios y por lo tanto debemos tener en cuenta las obligaciones como propietarios de una plaza de garaje con respecto a la comunidad de vecinos.

En primer lugar tenemos que saber de qué tipo de garaje estamos hablando. En algunos casos el garaje es una comunidad de vecinos independiente y en otros conjunta a la comunidad de las viviendas del resto de la finca

Tipos de plaza de garaje atendiendo a la comunidad de propietarios

Las viviendas y el garaje constituyen una misma comunidad

En este caso el aparcamiento se encuentra integrado en la comunidad de vecinos de las viviendas. Todos los elementos que conforman la finca, como rampas y escaleras, el ascensor, los arreglos del portal, la consejería, la vigilancia y demás son comunes.

Esto quiere decir que el dueño de una plaza de parking comunitario tiene obligación de pagar una cuota generada por el propio desgaste, averías, reparaciones, etc. En el caso de pertenecer a una comunidad de vecinos en régimen de propiedad horizontal, el dueño de la plaza de parking tiene derecho a participar en las decisiones a través de la junta de propietarios.

El garaje es una comunidad independiente de las viviendas

Entonces, pese al hecho de ubicarse en el mismo emplazamiento, viviendas y parking pertenecen a comunidades de vecinos totalmente independientes, por lo que el propietario de una plaza de garaje queda excluido de obligación para abonar cualquier derrama para pisos o reparaciones propias del edificio, salvo aquello que tenga que ver con el garaje. Pero ojo, el garaje y las viviendas ocupan eso sí un mismo espacio, están en la misma finca o edificio, por lo tanto en caso de tener que afrontar una reparación estructural del edificio el garaje participará en la misma. Es decir no participará de los gastos de luz, limpieza, portería, ascensor, pero sí lo hará si hay que reparar el terrado o la fachada (reparar, no pintar)

En estas comunidades independientes, todos los gastos referentes a la luz, el agua, el mantenimiento de los sistemas de vigilancia y protección contra robo e incendios, las puertas de acceso y demás son pagados con los fondos pertenecientes a las cuotas de las plazas de parking, pudiendo ser a su vez:

– Equitativos: la cuota a pagar se divide entre el número de plazas y cada propietario tiene que abonar la misma cantidad, independientemente de las dimensiones.

– Proporcionales: la cuota varía atendiendo al coeficiente de participación de cada plaza reflejado en la escritura de adquisición de la plaza. Varía en función de las dimensiones de cada aparcamiento.

Obligaciones del dueño de una plaza de garaje

1. Comportarse con civismo y respetar las normas de la comunidad.  Hay que tomar una actitud que impida realizar cualquier actividad prohibida en el edificio, bien sea por molestar a los vecinos o por ser perjudicial para el estado de la finca, la cual debe ser respetada en todo momento. Las instalaciones y los elementos comunes, sean de uso generalizado o privativo, sirven para ofrecer un servicio a los propietarios, por lo que es exigible hacer un uso adecuado de ellos, evitando lo máximo posible causar daños o cualquier desperfecto.

De igual manera, la plaza de parking debe mantenerse en todo momento en un buen estado de conservación, sin que llegue a generar ningún tipo de contratiempos a la comunidad ni a los dueños vecinos.

Estos son los principales problemas que se dan en los garajes comunitarios

2. Consentir las medidas que se adopten en las juntas de propietarios. En estas se acuerdan servicios comunales para el interés general o bien reparaciones necesarias que atañen a tu plaza de parking en concreto. El propietario ha de mantener una postura de consentimiento ante tales actuaciones, creando una comunidad saludable en todo momento. En caso de producir algún daño o perjuicio, la comunidad toma responsabilidad para recompensar al dueño del garaje en cuestión.

3. Contribuir en todo momento a los gastos generales: tal y como dispongan los estatutos de la comunidad perteneciente o bien dependiendo de la cuota de participación hablada anteriormente, habrá que realizar el pago de cualquier gasto necesario para el beneficio de la finca. De esta manera, se contribuye además al fondo de reserva desde el cual la comunidad atiende toda obra perteneciente al mantenimiento, conservación de elementos y cualquier reparación necesaria.

4. Comunicar cambio de titularidad: Cuando vendamos nuestra plaza de garaje tenemos la obligación de informar al administrador o, en su defecto, al secretario, del cambio de titularidad.

5. Constar legalmente un domicilio en el territorio nacional: en caso de que existiera cualquier notificación de la junta o a efectos de citaciones diversas, es obligatorio hacer constar un domicilio situado en territorio español.

6. Pagar toda deuda: aquella persona dueña de una plaza de parking que, por cualquier razón, no tuviera pagadas todas sus cuotas, queda exenta de su derecho de votar en las juntas de propietarios, derecho que podrá ser recuperado en cuanto deje de adeudar dicha cantidad. A pesar de perder ese derecho, podría participar en todo momento en las deliberaciones pertinentes.

 

Daniel Lucía
Especialista en inversiones inmobiliarias y fundador de las empresas ParkingYa! y Fotogaraje.com. Soy una persona emprendedora y muy inquieta. Creé este blog para compartir mis conocimientos del sector con todo aquél que esté interesado.

Deja volar tu imaginación ¡Exprésate!

E-mail is already registered on the site. Please use the Login form or enter another.

You entered an incorrect username or password

Sorry that something went wrong, repeat again!